sábado, 9 de septiembre de 2017

Deporte y literatura

Un libro extraordinario sobre la vida
de un atleta extraordinario:
Emil Zátopek
Tan difícil en España es ver a un deportista leyendo un libro como a un escritor creyendo que el deporte puede ser materia de literatura. Alérgicos, casi repeliéndose unos a otros, la literatura y el deporte han crecido en mundos paralelos. 

El deporte como espectáculo (y sus protagonistas) se ven como el terreno de las bajas pasiones, de los sentimientos más simples, casi obscenos, de las masas; la literatura, y todas las bellas artes, encarnan, sin embargo, el reino de lo refinado, el entendimiento, el placer de la razón, la metáfora y la imaginación.

Escritores varios cantan sin miedo y con
pasión las glorias de sus equipos amados.
Hasta hace nada, la literatura deportiva sobrevivía en las catacumbas. 

Han nacido editoriales que no desprecian la llamada literatura deportiva, dos palabras que juntas ya no conforman un oxímoron, y algunas, incluso piensan solo en ella y en sus autores.


Inevitablemente, dos deportes acaparan el grueso y lo mejor de la producción: el fútbol y el ciclismo, seguidos del atletismo. 

Un clásico de la literatura sobre
el ciclismo




El artículo completo de Carlos Arribas, con autores y títulos recomendados.



lunes, 28 de agosto de 2017

¿Mayonesa o mahonesa?

La Real Academia Española admite tanto mayonesa como mahonesa. La tercera acepción de esta última palabra —después del gentilicio femenino de Mahón o adjetivo relativo a esta ciudad— es "mayonesa", así tal cual. De ahí saltamos a "del fr. mayonnaise. 1 f. Salsa que se hace batiendo aceite y huevo". Según el Diccionario panhispánico de dudas, mahonesa es etimológicamente más correcta, pero menos frecuente en el uso. En qué quedamos, RAE. ¿Viene del francés o de la capital de Menorca? Historia de una salsa

jueves, 24 de agosto de 2017

Tienes acceso a miles de ´e-books´ gratis y no lo sabías (hasta ahora)

La plataforma, llamada eBiblio, está disponible en todas las comunidades autónomas (cada una tiene su propia plataforma y el catálogo varía de unas a otras) y en ella puedes encontrar miles de libros, desde los clásicos más clásicos hasta las últimas novedades editoriales, todos ellos al alcance de un click.

Aquí podéis consultar el catálogo que hay en cada comunidad: eBiblio

Para registraros y poder tener acceso a la plataforma no tenéis más que ir a vuestra biblioteca física más cercana y allí os informarán de cómo hacerlo. Si ya sois socios, os harán rellenar un papel y os enviarán por correo electrónico vuestro usuario y vuestra contraseña. Y ya está. Así de fácil es tener acceso a miles de libros de forma gratuita (más bien pagados entre todos) y, sobre todo, de manera ética, piratas. Más en Oculta Lit

miércoles, 16 de agosto de 2017

Nueve ‘thrillers’ para leer este verano

  • Una selección con historias de la mafia policial, dramas rurales, la gran señora del crimen y alguna apuesta más que inquietante

Escribe Juan Carlos Galindo: "Agosto es un mes como otro cualquiera para los lectores impenitentes, esos que leen todo el año, pero es un gran momento para quienes solo tienen las vacaciones para sumergirse de cabeza en un libro o en varios. Para unos y otros, traemos hoy una nueva selección de historias que merecen la pena, que se leen bien, en la piscina, en la montaña, en un avión o camino del trabajo si nos toca quedarnos. Hay obras monumentales con policías corruptos y algún pequeño drama neoyorquino; hay libros de espías y novelas rurales; y, cómo no hay thrillers puros y duros.

Y, para los habituales y los nuevos, el aviso de siempre: claro que faltan cosas, pero lo que está aquí es porque me lo he leído, porque creo que puedo recomendarlo. En fin, lo de siempre: lean y disfruten". La selección va en este enlace: Nueve ‘thrillers’ para leer este verano.

miércoles, 9 de agosto de 2017

39 MUJERES, 39 POEMAS



MANIFIESTO

(Sara A. Palicio)

No reconozco la indulgencia de los otros
ni comparto la férrea voluntad del miedo
sobre las anchas sombras que su sed proyecta.

Tiendo los brazos a las infinitudes de la luz

y llamo patria a las heridas de mi cuerpo.


39 MUJERES, 39 POEMAS





viernes, 4 de agosto de 2017

¿Cómo vas a gobernar bien si hablas andaluz?

  • El cónsul español en Washington ha sido destituido por un comentario ofensivo que había hecho en su Facebook sobre el atuendo y la forma de hablar de la presidenta de Andalucía. 


¿Cuánto hay de sesgo económico en la crítica social a un acento? Cuando explico a mis alumnos la historia de la lengua española, tengo ineludiblemente que acercarme a esa pregunta. Los castellanos prestigiaron el modelo toledano de hablar mientras Toledo fue influyente. Si los españoles de hoy dicen aún que el modelo de buen hablar español está en Valladolid y en Madrid es porque ambas han sido capitales de España. El hecho de que en Sevilla surgieran en el siglo XVI fenómenos hoy tan extendidos por América como el seseo o la desaparición de vosotros tiene que ver con la capacidad de disidencia lingüística frente a la corte que tuvo la cabeza de Andalucía en la fértil época del comercio indiano, cuando en el puerto de Sevilla atracaban los barcos de América. A mayor capacidad económica de un lugar, más prestigio lingüístico tienen sus rasgos. La gente empieza a hablar distinto, inicia un cambio en la lengua, pero solo consiguen difusión hacia arriba y terminan llegando al habla estándar los fenómenos que resultan prestigiosos porque están respaldados por un núcleo de poder económico o social.

Todos hemos imitado el acento de algún hablante de español alguna vez. La cuestión con el andaluz, sin embargo, rebasa la de los otros acentos que enriquecen la pronunciación (y también la gramática y el léxico) del español general, ya que ha sido tristemente común utilizarlo como arma de denigración al adversario político (¿cómo vas a gobernar bien si hablas andaluz?), como rasgo identificativo de una clase social baja (la asistenta de la serie de turno es siempre andaluza) y como forma de hablar incapaz de usarse para contenidos serios (aunque seas Premio Príncipe de Asturias, si hablas andaluz, lo que dices es gracioso). ¿De quién es la responsabilidad de estos hechos? Seguramente los andaluces hemos consentido demasiado y seguramente las instituciones han consentido demasiado: hasta lo que sé, es la primera vez, con el cese de este cónsul tan sin gracia, que se castiga políticamente a quien menoscaba la forma de hablar andaluza, y hay que felicitar al ministro de Asuntos Exteriores, el jerezano Alfonso Dastis, por la determinación ejemplarizante de su decisión.

Claro que en el español de Andalucía hay rasgos que tienen poco prestigio, y los primeros que los consideramos vulgares somos los propios andaluces, que los usamos en los entornos informales y no en la tribuna pública. He impartido miles de horas de clase en la Universidad de Sevilla hablando con el acento que tiene una sevillana de mi edad, y en ese acento va incluida la alteración de la s, pero no el rotacismo (alcalde > arcarde) que seguramente empleo cuando estoy relajada en un ambiente amistoso. Por cierto, también me entendían en las universidades de Tubinga y Oxford los alumnos extranjeros a los que di clase, que agradecían notablemente que alguien les hablase en la norma de pronunciación más próxima a América, a donde miraban (más que a España) como horizonte profesional. En el andaluz, como en otras variedades, hay un estándar más o menos tácito, que es el que en general emplean políticos y periodistas cuando hablan en público.

No tienen cabida en el estereotipo andaluz que algunos se empeñan en perpetuar el primer gramático del español, el sevillano Nebrija, ni los ocho premios Nobel de Literatura (de once) que proceden de la zona donde se habla la norma meridional (América o Andalucía).


Extracto del artículo de Lola Pons Rodríguez,profesora de Historia de la Lengua en la Universidad de Sevilla, publicado en El País.

  • Noticias relacionadas:


miércoles, 2 de agosto de 2017

El siglo de oro del cómic español

  • La explosión creativa de la novela gráfica conquista espacios antes vedados al tebeo
  • 25 joyas del cómic español del siglo XXI


Se traducen más obras españolas que nunca. Se organizan exposiciones en museos (el IVAM le ha abierto las puertas de par en par). Las librerías generalistas venden cómics y la prensa (no solo especializada) habla de ellos. Se adaptan al cine. Hay un año referencial: 2007. Ocurren algunas cosas. El Ministerio de Cultura crea el Premio Nacional de Cómic, que se estrena distinguiendo a un viejo rockero, Max, por las historietas de Bardín, el Superrealista (La Cúpula). Miguel Gallardo publica María y yo, donde cuenta unas vacaciones con su hija autista, con un trazo minimalista que atenúa la crudeza. Paco Roca relata la vida de un enfermo de alzhéimer en Arrugas. Aunque ambos ya habían publicado novelas gráficas -Gallardo, leyenda del underground por Makoki, fue un precursor de la memoria histórica con Un largo silencio en 1997-, estas se convierten en fenómenos comerciales, con versión cinematográfica incluida. Más en Babelia.